Las secretarias y las entrevistas de trabajo

¿Qué están observando las consultoras cuando te presentas a la entrevista?

Vestimenta:    Es importante ir bien vestida a la entrevista evitando los excesos (escotes pronunciados, musculosas, polleras demasiado cortas o ajustadas, exceso de maquillaje, etc.)   Cuanto más elegante estés, mejor será la primera impresión.  Cuida tu aspecto personal (peinado prolijo, uñas cuidadas, zapatos cerrados, etc.)

Puntualidad: Llega unos minutos antes a las entrevistas y no cambies los horarios una vez pautados. 

Actitud:   Una secretaria debe mostrarse segura de sí misma, confiable, cordial y flexible.  La actitud es importante para poder manejar situaciones y personas difíciles en el día a día.  Sonríe y no te olvides de saludar al entrar y al despedirte. Mira a los ojos. Sí, ¡te están observando!

Crisis:   Si estás atravesando una crisis emocional, financiera, familiar o de pareja, soluciona primero tus problemas y no te presentes hasta que te sientas mejor.  Indicar debilidad en una entrevista te favorece.

Interés por el puesto de secretaria: debes convencer al entrevistador de que te encanta trabajar de secretaria.   A veces las secretarias utilizan su puesto para desarrollarse hacia otras posiciones en las empresas.  No comentarlo en la entrevista, dejarlo para más adelante. Nadie quiere tomar una secretaria que esté ya con ganas de cambiar de posición.

Comunicación: recuerda la importancia de expresar lo que deseas comunicar.  Evita los monosílabos, mira a los ojos y contesta con seguridad.   No hables mal de tus empleadores o empresas anteriores.

Curriculum:   lleva tu cv impreso a la entrevista, por más que lo hayas enviado ya por correo.  Una secretaria debe poder presentar un CV impecable, bien formateado, en una sola hoja y con una linda foto para que te recuerden. 

Sueldo: el tema sueldo no se toca hasta el final, pero debes estar preparada por si te preguntan tus pretensiones.  Recuerda hablar siempre de neto o de bruto (aclarar a cuál te refieres) para evitar malentendidos.  Para cambiar de trabajo, se calcula una diferencia mínima del 20%.  Si estás sin trabajo, habla de tu último sueldo. 

Si tienes en cuenta estos puntos, seguramente causarás una buena impresión y tendrás mejores posibilidades de que te llamen cuando surja una buena oportunidad.

 

                       Paula Costantini y Rosario Grau Baena  
 

Newsletter